miércoles, 26 de julio de 2017

Chino Domingo: Ninja vs Shaolin: Duelo Final

¡Qué pasa CineDominguers!

El cine oriental de bajo presupuesto asiático, es muy propenso a mezclar varios elementos populares en una sola peli para hacerla así aún más molona. Ninjas y vampiros, Kung-Fu y zombies, Shaolin y básquet...

Cientos de títulos de éste tipo se han producido por todo Asia a lo largo de la historia de su industria. Pero si alguno de ellos ha hecho realmente historia, destacando siempre y convirtiéndose en un referente por encima de todos los demás, éste es:

"Ninja vs Shaolin: Duelo Final aka Ninja Final Duel"


Ninja vs Shaolin: Duelo Final es una auténtica locura Taiwanesa, dónde un grupo de ninjas quiere destruir el poderoso templo de Shaolin para vengar la muerte de uno de sus miembros a manos de los monjes del mismo. Una premisa que se nos presenta en forma de resumen nada más empezar la película, con cortes de otra que lo más seguro es que no tengan nada que ver con la que estamos viendo.

Ninja de la unidad de asalto "Araña acuática", nivelazo
Además, por si todo ésto fuera poco, resulta que todo ser viviente en la tierra quiere aprender las artes marciales que practican éstos monjes y decenas de ellos llegan cada día al templo pidiendo amablemente, y a base de ostias, que les enseñen Kung-Fu del bueno.

Así que en vista de un ataque inminente de unos fieros ninjas con sed de venganza y la invasión de pesados peregrinos en busca de clases gratis, los monjes se encierran para prepararse para la dura batalla.


Mientras tanto, un luchador japonés un poco kinki, se enfrenta a una serie de pruebas para que su clan le permita ir al templo de Shaolin a aprender sus técnicas para luego aplicárselas ellos. Algo así como un espionaje industrial del sector del Budismo y las artes marciales, que llevará a éste pobre chico a enfrentarse a personajes tan pintorescos como el Monje de Harlem al que no duda ni un segundo en llamar "negro del demonio".

Monje de Harlem
Técnicas secretas Ninja, tías que luchan en bolas, monjes punkys, efectos especiales de cartón piedra y caspa a mansalva son algunos elementos que hacen de ésta cinta, un auténtico e imprescindible título de culto del cine cutre oriental.


Ya sabéis muchachada, si queréis ser pasar un buen rato, ser los más guays de la fiesta e impresionar a los gafapasters que solo saben hablar de Tarantino, Ninja vs Shaolin es vuestra arma definitiva.

¡Hasta el próximo ChinoDomingo!



lunes, 24 de julio de 2017

14 Festival Nits de cinema oriental - Cierre de festival

¡Muy buenas Dominguers!,

Ayer llegó a su fin la 14ª edición del festival de cine asiático de Vic, dónde durante casi una semana hemos disfrutado de cine oriental de calidad tanto en estrenos como en sesiones restrospectivas e infantiles.


Debido al cansancio acumulado del resto del día, decidimos tomarnos la mañana libre para hacer las maletas, comer con calma, tomar unos heladitos y disfrutar tan solo Extraordinary Mission, la película de clausura del festival. Un thriller policíaco sobre un agente infiltrado en una poderosa banda de narcotraficantes y que tiene como misión, desenmascarar al jefe de ésta.

Una peli claramente influenciada por Infernal Affairs, con un desarrollo lento y una explosión de acción en su tramo final. Una peli que funciona si no le haces caso al tráiler, ya que en éste se nos muestran trepidantes escenas de acción que solo transcurren en los últimos treinta minutos de película, dándonos a entender que es una peli de acción a raudales cuándo no lo es.

Una vez acabado el festival y el recuento de votos, se anunció el palmarés de ésta edición y que estuvo divido en dos categorías: El premio del jurado profesional y el del público y los medios acreditados.

Los resultados fueron los siguientes:

Premio del jurado profesional 

Mountain Cry - Premio a la mejor película
The posterist - Mención especial a mejor documental

Premio del público y medios acreditados:

Fabricated City - Premio a la mejor película
Duckweed - Premio a la mejor película

Unos premios bien merecidos ya que todos los títulos son de bastante nivel e interesantes, muestra de que tanto el festival como los gustos y compromiso del público están creciendo mucho y mejor. Sin duda el Festival Nits de cinema oriental de Vic se está consolidando como referente a nivel nacional en lo que al cine asiático se refiere, ofreciendo éste año una programación muy interesante y potente tanto en películas como en actividades paralelas al festival.

Foto cedida por la organización del festival
Muchas gracias a la organización del festival por el trato recibido y por el pedazo de evento que se han marcado éste año. En unos días subiré un vídeo comentando detalladamente las películas ganadoras de ésta edición y como no, valorando nuestra experiencia en el festival.

Además, durante el verano os voy a ir haciendo unas recomendaciones en vídeo de lecturas recomendadas para éste verano. Así no os aburrís.

¡Hasta la próxima!


domingo, 23 de julio de 2017

14 Festival Nits de cinema oriental - Día 4

¡Dominguers y Domingars!,

Ayer estuvimos gozando cosa mala de nuestro cuarto día en el festival de Vic y cómo no, aquí estoy yo para contároslo.

Debido al cansancio acumulado de tanto ajetreo entre actividades y pelis de los anteriores días, no pudimos disfrutar de la sesión infantil con la película McDull Rise of the rice cooker. Una peli de animación que pintaba muy bien, sobre un cerdito inventor que se enfrenta a unos Kaiju.


Una peli curiosa en la saga del cerdito ya que, por lo que tengo entendido, es un personaje cuyas aventuras son siempre críticas sociales o políticas hacia el gobierno Hongkonés, haciendo que éstas no puedan ser comprendidas más allá de su país.

Tras tomar un buen desayuno en el hotel para coger energías, nos dirigimos al Vigatà para disfrutar de la última sesión retrospectiva de la edición, una sesión doble con Kara Wai cómo protagonista del programa.

La primera peli fue My young auntie, la primera aparición de la actriz en la gran pantalla dónde protagonizó a una joven que se casa con un hombre mayor para qué, tras su muerte, el sobrino de éste pueda heredar sus bienes.


Una película de artes marciales moderna, completa y con unos combates impresionantes dignos de la leyenda que es ésta mujer en el cine Hongkonés.

La sesión continuó con Mrs.K, el último trabajo y despedida de la actriz del mundo del cine. Una historia de venganza, dónde una mujer aparentemente normal, va en busca de su hija secuestrada.


Una película que entretiene pese a tener un guión flojete y que nos deleita con unas buenas escenas de acción, coreografías muy dignas y algunos cameos bien guapos.

Después de comer nos dirigimos al casino para ver la presentación del libro Kung Fu Girls, dónde sus autores e ilustrador nos han hablado un poco del contenido de la obra y de cómo ha sido la experiencia de llevarlo a cabo.


Tras la presentación, llegó el turno de The Posterist. Un documental sobre la obra de Yuen Tai-Yung, el artista que, entre los 70 y los 90, llevó a ilustró los póster de más de 200 películas del cine de Hong Kong.


Un magnífico documento que da a conocer la figura de éste tan importante artista de la cultura pop Hongkonesa que, dotado de un estilo muy peculiar, dio forma a los carteles de las películas más exitosas de de la época dorada del cine de Hong Kong, y que pudimos disfrutar con la presencia del director y el protagonista.

Y bien entrada la noche, llego el turno de Shock Wave. Una peli de acción protagonizada por Andy Lau, dónde un mafiosillo llena la ciudad de bombas para vengarse del artificiero que metió a su hermano entre rejas.


Una película con regustillo a clásicos del género como El especialista, Pánico en el túnel o La Jungla de cristal, llena de acción pero algo lenta y muy predecible. Entretenida, para pasar un buen rato viéndola con amigos. Exitazo en los cines chinos.

Para acabar de finiquitar la jornada, nos dirigimos de nuevo al Vigatà para disfrutar del Tetsudon. Una selección de cortos de bajo presupuesto japoneses dónde ésta vez en su edición The Kaiju Dream Match, el tema principal eran los monstruos.


Una pieza muy curiosa y divertida para los amantes del trash, que no decepciona y menos cuándo uno la ve acompañada y presentada por su director Reji Hoshino.

¡Y nada! Hoy seguiremos a tope para disfrutar e informaros del último día del festival.

Aquí va el vídeoresumen por si os da palo leer:



Iván Fernández

sábado, 22 de julio de 2017

14 Festival nits de cinema oriental - Día 3

¡Dominguers!,

Ya llevamos tres días en el festival de cine oriental de Vic y el nivel no para de subir.

Por la mañana en la sesión infantil, se han proyectaron los cuatro primeros capítulos de Ronja, la hija del bandolero. La primera serie de animación del aclamado estudio Ghibli y que nos ha dejado con bastante mal sabor de boca tanto por la calidad de la animación como del producto en si.


Tras la dosis de anime mañanero, nos pusimos a tope de power en la sesión retrospectiva con Naked Weapon. Una peli modernita de artes marciales, dónde la jefa de un grupo de asesinos, secuestra y adiestra niñas pequeñas para convertirlas en máquinas de matar.


Una película algo exagerada, sencilla y con algún que otro fallo de guión pero que funciona muy bien con grandes dosis de acción y estupendas coreografías desde el principio. Eso si, de desnudos más bien pocos.

Después de comer, asistimos por una parte a la masterclass de cine Filipino de Andrew Leavold dónde ésta biblia con patas del cine de serie B, dio un pequeño repaso a la historia del cine Filipino centrándose sobre todo en las producciones de bajo presupuesto y exploitation.


Por la otra, disfrutamos de Gulabi Gang. Un documental centrado en un grupo de mujeres que, en la India rural, se juegan el pellejo por luchar contra la violencia de género y la discriminación.


Tras una pequeña pausa para merendar, nos dirigimos al Vigatà para ver Duckweed. Un interesante y divertido título Chino que narra la aventura de un reputado corredor de Rally, que tras un brutal accidente de coche, entra en coma y viaja al pasado donde intentará conocer a sus padres desde otro punto de vista.


Una película breve y concisa que soprende tanto por su ejecucción como por sus excelentes escenas de artes marciales.

Más tarde, nos acercamos a la Bassa de los hermanos para cenar mientras veíamos Munna Michael. Una superproducción de Bollywood dónde la estrella Tiger Shroff, encarna el papel de un jóven huérfano fan de Michael Jackson que se gana la vida  bailando.


Su "carrera" da un cambio considerable cuándo es contratado por un mafioso para que le enseñe a bailar. Mafioso de cuya amante se enamora y hace que todo se complique más.

Un super drama amoroso mezclado con bailes espectaculares y escenas de acción de lo mas exagerado al estilo Indio.

Y para acabar el día, estuvimos viendo de nuevo en el Vigatà, Vampire Cleanup Department. Una cómedia sobre vampiros chinos dónde un chavalin, novato en un cuerpo de erradicación de vampiros, se enamora de una joven vampiro/humano.


Una cinta cargada de humor bastante tontorrón, que incluye cameos de estrellas del género, pero que decepciona debido a su ritmo lento y la falta de acción a lo largo de la cinta.

¡Seguimos al pie del cañón!

Aquí tenéis el vídeo por si os da palo leer:

Iván Fernández

viernes, 21 de julio de 2017

18 Fantosfreak - Día 4

¡Qué pasa dominguers! Ya llega el fin de semana, lo cual siempre es una buena noticia. La mala noticia es que ya se acaba el Fantosfreak y vamos a echar de menos las sesiones nocturnas de cortometrajes a la fresca. Eso sí: desde ya, se convierte en una cita obligada en nuestros veranos y el año que viene ahí estaremos de nuevo al pie del cañón. Pero la cosa no se acaba, porque si no habéis podido disfrutar de las sesiones de cortos a competición que han tenido lugar desde el pasado lunes, esta noche se proyectarán los ganadores de los 6 premios del festival, además del último capítulo de La Leyenda de la Princesa Tetasuko (la webserie que se ha estado proyectando estos días antes del bloque de cortometrajes) y algunos trabajos realizados por miembros del staff del festival, entre los cuales cabe destacar el estreno en casa (10 meses después de su estreno en la pasada edición del Festival de Sitges) de las aventuras y desventuras del ¿héroe? Chuck Lee Bronson en Justicia Justiciera III: Kung Fu Karate Annihilator. Un trabajo que es la definición de “cortometraje festivalero”, el cual estamos seguros que hará las delicias de los asistentes al Fantosfreak debido a que su tipo de humor es exactamente el mismo que tienen los interludios y sketches que se proyectan entre corto y corto durante el festival. Al fin y al cabo, su director es ni más ni menos que Rafa Dengrá, director y alma mater del Fantos.  


Pero no adelantemos acontecimientos y dediquémonos a lo nuestro, que es rememorar y valorar la noche de ayer, cuarta del festival y última proyección de cortos en competición. Sin duda alguna, para un servidor resultó una de las noches más potentes en cuanto a la selección de trabajos, entre los cuales figuran algunos de mis títulos favoritos de los 44 finalistas. Vayamos por pasos.

El pistoletazo de salida lo dio El Retrato, cortometraje con caras ya conocidas (su protagonista y su director – que también tiene un pequeño papel – son dos de los actores de Annunaki de Alberto Noriega, proyectado el lunes) que bebe del terror sobrenatural clásico en un formato de programa televisivo de reportajes. Trabajo claramente amateur, con planos interesantes pero que, debido a un metraje excesivo, se acaba haciendo algo tedioso. Según comentó David Ayén, su director, es su primer cortometraje y, aunque apunta buenas intenciones, estamos seguros de que podría ofrecer muchísimo más con un guion más sólido y trabajado, además de cuidar más los detalles y trabajar más las actuaciones de sus actores para que el resultado final resulte más convincente.  


El siguiente turno fue para un breve pero refrescante cortometraje de humor con una protagonista (que parece ser bastante fan de los KK Deluxe) y su último tema compuesto, cuyo estribillo no acaba de convencer demasiado a su padre… con un trabajo de arte genial (¡que habitación más molona!), casi tan genial como sus actuaciones, Estribillo de César Tormo es una muestra de que con mimo, cariño, ingenio, una buena idea y la ayuda de amigos o familiares se puede hacer un trabajo que mire directamente a los ojos a producciones de primera línea. Chapeau!

Hoy Me Ha Pasado Algo Muy Bestia es un cortometraje (que ya habíamos visto en el pasado Sant Cugat Fantàstic) basado en el universo creado a partir del cómic y las novelas de mismo título. Y, de hecho, está únicamente enfocado a las personas familiarizadas con ese universo porque, si no lo estás (como yo), es posible que acabe, te guste lo que has visto pero no hayas entendido una mierda de qué y por qué ha ocurrido. A resaltar el trabajo de fotografía y las coreografías de acción, coordinadas por los cracks de In Extremis Film Services.

La de ayer fue una noche con diversos cortos francófonos, el primero de los cuales fue la salvajada animada Juliette, dirigido por Lora D’addazio y proveniente de Bélgica. Un viaje acompañando a los demonios internos de una aparentemente tímida y retraída muchacha que desemboca en un final cuya animación me recordó a las partes más gore del anime Corpse Party.

El turno llegó para La Voce, un sórdido, surrealista y oscuro relato de amor y dolor regado con ópera. Rodado en blanco y negro, la historia nos cuenta el desengaño amoroso de un hombre desesperado por ser amado. El tramo final es simplemente magistral… y eso lo dice alguien que no es muy amigo de los musicales. Tan precioso como extraño y devastador.


El segundo trabajo de animación de la noche vino de la mano de Ramón Alós con su cortometraje El Invernadero. Una animación, sobretodo en cuanto al diseño de personajes se refiere, que puede recordar a Tim Burton, aunque el giro oscuro, macabro y retorcido de su guion no tiene esa cierta inocencia y candidez de los trabajos del realizador estadounidense. Un guion sumamente original que hace de El Invernadero una propuesta fresca y arriesgada.

El terror con protagonistas de carne y hueso llegaba de la mano de iMedium, un film que demuestra que una buena idea, un guion bien desarrollado y unos actores convincentes son el único requisito para rodar, con poco presupuesto, un trabajo candidato a acumular selecciones y premios por doquier. ¿Qué os apostáis a que, en cosa de un año, iMedium habrá superado el medio centenar de selecciones como mínimo? Apuntad esto en vuestras agendas mentales, porque ya veréis como tengo razón y esta app para contactar con nuestros familiares fallecidos va a dar mucho que hablar.


La recta final comenzaba a llegar con la curiosa Eldritch Code, una aproximación moderna al universo Lovecraft, en particular a los Mitos de Cthulhu, representada a través del mal día que está teniendo el ingeniero de sistemas de una empresa que se enfrenta a un agresivo ataque informático. Al igual que con Hoy Me Ha Pasado Algo Muy Bestia, puede que deje frío y confuso a quien no esté familiarizado un mínimo con el mito de Cthulhu, pero desde luego no se pueden negar las bondades de su apartado técnico.

Es muy raro que, con lo insensibilizado que estoy ya respecto al cine de terror, un trabajo del género consiga ponerme la piel de gallina. Muchos me entenderéis si digo que echo de menos pasar miedo con el cine, y que me es increíblemente difícil conseguirlo. Pues bien, que lo consiga un cortometraje en un ambiente no muy propicio para sentir miedo (rodeado de centenares de personas, muchas de ellas de cachondeo y de charla, dificultando la inmersión) es, desde luego, una señal inequívoca de que el producto es bueno. Y el título canadiense Point of View consiguió anoche, con su juego del “pica-pared” en la morgue, que varios escalofríos recorrieran mi columna vertebral hasta erizarme los pelillos de la nuca. Sin lugar a dudas, mi favorito de la noche y uno de los trabajos que más he disfrutado estos días. Justin Harding, you fucking rock.

Sofá, Manta, Palomitas suena a planazo insuperable, pero en realidad es el título del penúltimo trabajo de la noche. Y, efectivamente, lo que empieza como un planazo insuperable acaba torciéndose de forma drástica. Me encantó el detalle de recrear la película que están viendo los protagonistas, lo cual aporta un toque gore y gamberro al cortometraje. Buen trabajo de Erik Gatby.

Y el honor de cerrar las proyecciones de los cortos a competición recayó en Quenottes, rodada entre Luxemburgo y Francia. Un trabajo que remite a esas películas ochenteras de animales hijoputescos, dándole un siniestro giro al mito del Ratoncito Pérez. A pesar de resultar convincente y entretenido, es de aquellos trabajos de “una vez y no más” que ni siquiera te planteas revisionar.  


Y esto ha dado de sí el Fantosfreak hasta hoy: 4 días con 44 cortometrajes, decenas de intros, interludios y falsos anuncios, muchas risas, escalofríos, algún que otro nudo en la garganta y, en mi caso, mucho café. Estamos planteándonos buscar sponsorización de alguna marca de café para la edición del año que viene, con lo que contactaremos con la gente de Decorado con tal de que nos pasen el contacto del delicioso café marca Acmë.

Lo dicho, nos vemos el sábado.

¡Larga vida al Fantosfreak!

HAIL SEITAN!



Óscar Lladó

Anime No Shiro: (Blood: The last vampire)

¡Konnichiwa dominguers!

Después de tanto drama y sentimiento hoy os traigo sangre, vampiros y una chica sin escrúpulos.
Preparaos que hoy toca bañar el salón con gritos, sangre y peleas.



Hoy hablamos de la conocida película Anime Blood: The last vampire dirigida por Hiroyuki Kitakubo y producida por los estudios Production I.G y SPE Visual Works, creadores de Ghost in the shell

La película se sitúa en 1966, meses antes del comienzo de la Guerra de Vietnam y tiene lugar en la base aérea americana Yohkoto en Japón. Saya, una misteriosa chica que porta una espada, después de una lucha en el metro, recibe la misión de infiltrarse como estudiante en la escuela de la base para buscar y eliminar quirópteros, unos monstruos vampíricos que se alimentan de la sangre de los humanos. 



El título de la película implica que ella es el último vampiro y durante la historia se refieren a ella como el último original (ella puede ser una reina). Al contrario que en otras historias de vampiros, Saya no sufre ningún daño si se expone a la luz del sol, pero posee reflejos y fuerza sobrehumanos. A pesar de que trabaja para los humanos y por su salvación, en todo momento manifiesta un gran desdén por ellos.

Visualmente, es impresionante. Toda la película se ha generado con ordenador, mezclando la animación tradicional con efectos 3D y fondos excepcionales. Esto se aprecia en el movimiento de los personajes, que es bastante realista.
Los efectos visuales y la atmósfera oscura que se nos genera de Blood también son evidentes en la técnica, mucho detalle en muchas escenas y se presta una atención especial a la luz y la sombra. También hay que señalar que Blood intenta ambientarnos en la historia y como en la base se habla con una mezcla de diálogo Inglés y japonés. Por ello no es de extrañar que dos terceras partes del diálogo es en Inglés.


El film es realmente corto, apenas 50 minutos de animación y no deja un final realmente cerrado.
A un servidor le gustó mucho, por la animación y la ambientación, aunque es cierto que le falta chicha en cuanto a historia y trama, pero es un film que se debe ver si te gustan los vampiros, las historias oscuras y la sangre.

La película cuenta como secuela un manga con el mismo título de forma oficial y de forma alternativa ha habido varias series que han hecho su propia continuación respecto a la película, Blood+ y Blood-C.

¿Que es lo que pasa realmente en la base? ¿Que tienen que ver las personas que allí viven?
¿Quienes son esos seres dominíacos? Y, ¿Que tiene que ver en todo esto Saya?


¡Hasta la próxima! ¡¡Arigatou!!

Trailer:


14 Festival Nits de cinema oriental - Día 2

¡Muy buenas Dominguers!

Ayer tuvo lugar el tercer día del festival de cine asiático de Vic, el segundo para nosotros. Un día bastante completo y con unos títulos que van marcando el camino de lo que será la esperada jornada del fin de semana.

Foto realizada por la organización del festival

Decidimos no ir a la primera película de la mañana para poder disfrutar de una excursión al pueblo de Rupit, que el festival había organizado para que la prensa e invitados desconectáramos un poco. Que parece que no, pero lo de estar tantas horas en el cine viendo pelis de chinacos, grabando vídeos y escribiendo crónicas día tras día, pues un poco cansa.

A las 12:00h en el pase retrospectivo se pudo disfutar de Magnificent Warriors. Una entretenida cinta de acción y artes marciales, donde un grupo de rebeldes que luchan contra la invasión del Japón a China, se embarca en al misión de evacuar de la zona al alcalde de un pueblo aliado.


Todo y que el primer tramo de la cinta es bastante regulero, con un tira y afloja entre los protas, algún secundario tontorrón y alguna escena de acción en clave de humor tontorrón, llega un punto en la trama en le que todo se vuelve más serio y nos brinda unas escenas de acción muy chulas.

Tras regresar de la excursión, decidimos sacrificar el documental de las 16:00h y la peli de las 18:00h para dedicar el tiempo a tareas del blog y asistir a la entrevista que los compis de Terrorweekend realizaron al equipo de Strange tales of love and strangers. Dónde a parte de aclarar algunas dudas sobre la realización del filme y escuchar alguna que otra curiosidad, también hemos podido aprender un poquito de cómo trabajan nuestros compañeros de medio.

Y tras un merecido descanso, nos dirigimos a la Bassa de los hermanos para cenar mientras veíamos la película Fabricated City, una peli coreana de ciencia ficción/acción dónde un chaval que se pasa la vida jugando online, se ve injustamente acusado de un crimen que no ha cometido e ingresa en prisión.


Poco después, tras escaparse de la cárcel y con la ayuda de unos amigos hackers, comenzará a buscar pruebas para poder demostrar su inocencia.

Un impresionante y logrado blockbuster que, si bien podría haber sido algo mucho más profundo, se queda tan sólo en una cinta entretenida y con acción a raudales.

¡Mañana más y mejor!

Iván Fernández


Aquí va la crónica en vídeo por si os da palo leer:



jueves, 20 de julio de 2017

18 Fantosfreak - Día 3

Cuando asistes todos los días a un festival que se celebra entre semana y no tienes la suerte de estar de vacaciones, el tamaño de las ojeras aumenta a la par que el de la sonrisa a medida que los días avanzan. Acostarse a las tantas, levantarse temprano… en definitiva, dormir poco, es un mal menor si cada noche disfrutas de sesiones de cortos cojonudos a la fresca.

Ya os hemos contado las bondades del Fantosfreak, pero seguimos insistiendo en que tenéis que vivirlo por vosotros mismos. Parece que, noche tras noche, el público aumenta un poco más. Si continúan así, el viernes se plantan en las 2.000 personas entre el respetable. Unas cifras de locura que compensan sin duda el enorme trabajo de la organización en todos los sentidos.

Con una selección de cortos bastante equilibrada (como cada día), la tercera noche se me pasó en un suspiro. Buena señal… ¿no?


La noche arrancó con un nuevo episodio de La Leyenda de la Princesa Tetasuko, la webserie que se está proyectando cada día antes del bloque de cortos a competición. Si el primer episodio me pareció correcto sin más, este segundo episodio estuvo mucho más divertido (videoclip de trap incluido) y su ritmo me resultó menos atropellado que el del piloto. Veremos por dónde continúa la aventura de Samu (de samurái).  

Imágenes cedidas por la organización del festival
El primer cortometraje de la noche fue Share o no Share, un trabajo cuyo elenco encabeza el gran Luis Tosar junto a Isabel Blanco y que fue presentado por su realizador Juan Hervella, quien vino directamente desde Galicia para la ocasión. Según comentó, no lo pasó demasiado bien con la producción del corto, pero puede estar contento y satisfecho del resultado. Humor, drama, crítica social, acción y algo de gore se mezclan con savoir faire en un trabajo curioso de puro entretenimiento.

El segundo trabajo fue una frikada del santo copón, muy sencillita, con solo dos personajes y una sola localización. ¿El título? Lo de Mis Tetas, bastante descriptivo de lo que nos encontramos en él. Poco más de un minuto de humor absurdo para partirse el ojete a gusto alrededor del clásico chiste.

La sesión siguió con Dawn of the Deaf, un título inglés dirigido por el jovencísimo Rob Savage. Lo que al principio parece un drama protagonizado por una chica sorda, se convierte finalmente en un film de terror. Un cortometraje claramente realizado para buscar financiación con tal de convertirlo en largometraje y que, por tanto, nos deja con ganas de más y, sobretodo, de saber el por qué del plot twist final.  


Cold Storage es un curioso corto con una fotografía preciosa (no puedo evitarlo: prácticamente cualquier cosa rodada en la nieve me tiene ganado ya de antemano) y una historia cuanto menos curiosa que sirve como excusa para realizar un cortometraje de danza. Y es que, sí dominguers, yo hace muy poquito que me enteré de ello, pero existen multitud de festivales de cine de danza alrededor del globo. No me verán por ahí, pero desde luego siempre es una buena noticia que existan propuestas relacionadas con el mundo del cine para todos los gustos.

De bizarrada en bizarrada (y tiro porque me va la sobrasada… joder, ya se me está pegando algo de Garci Superstar), el siguiente turno fue para Pizza Face, un cortometraje de animación (¿Alguien más pensó en la ya clásica Annoying Orange al verlo?) en el que una pija asquerosa y superficial recibe su merecido en forma de faceswap. Por tonta’l nabo.

En la mitad del bloque nos encontramos con un viejo conocido, uno de mis cortos favoritos del pasado año, el cual tuve el placer de disfrutar en el festival de Sitges: Death Metal, de Chris Mcinroy. Metal, satanismo y mucho gore que nos recuerda, en ciertos momentos, a títulos ochenteros que mezclaban el metal con el terror, como Muerte a 33RPM, Al Filo del Infierno o incluso la más reciente Deathgasm. Probablemente el corto más festivalero que podremos ver estos días en Cerdanyola. Divertidísimo.


A continuación pudimos disfrutar (o padecer, según se mire) de Cavalls Morts, un devastador cortometraje de animación en stop motion que recrea los horrores de la guerra desde los ojos de un inocente niño pequeño. Una historia tan cruel como realista que deja mal cuerpo y la cabeza dando vueltas. Un aplauso enorme para sus realizadores Marc Riba y Anna Solanas.

Directamente desde Reino Unido, Nic Alderton nos presentó, en cuasi-perfecto castellano, su trabajo Misdirection (parte de una serie de cortometrajes llamada The Albion Tales). Jugando con elementos y temáticas aparentemente sin relación como la infidelidad y la magia, lo que empieza como un corto con cierto toque de humor, se oscurece poco a poco hasta eclosionar en un final tan romántico como violento.  

Imágenes cedidas por la organización del festival
El antepenúltimo trabajo de la noche, venido directamente desde Francia, fue Le Plan. Una historia de terror de ambientación sórdida y sucia que puede parecer, en cierto modo, una metáfora sociopolítica. Mención especial al maquillaje, claramente inspirado en el Nosferatu de Murnau. Una lástima que no acabara de cerrar bien la historia, ya que el background de algún que otro personaje se pierde en el subtexto. Si no fuera por eso, probablemente estaría a la cabeza de mis favoritos de los 33 trabajos que llevamos vistos hasta hoy.

El trabajo más amateur de la noche, junto a Lo de Mis Tetas, fue Chicaman. Un corto modesto, con estética de cómic (ya que, al fin y al cabo, es una historia de superhéroes) cuyo final es el clásico busca-aplausos (que conste que es un comentario positivo aunque pueda no parecerlo). Y, desde luego, consiguió la misión. Crudo, visceral y directo cortometraje con trasfondo crítico hacia la lacra de los maltratadores.

¿Y qué vamos a deciros a estas alturas de Behind de Ángel Gomez-Hernández? Un corto que está al borde de las 150 selecciones por festivales a lo largo y ancho del globo, pre-seleccionado para los Goya, con una Macarena Gómez en estado puro y premios por doquier. Una metáfora del terror de una madre a perder a su hija expresada bajo los cánones estilísticos del terror contemporáneo y la clara influencia del j-horror. No te lo puedes perder, y oportunidades para verlo seguro que no te faltan.


Hoy tendremos los 11 últimos trabajos a concurso y, a pesar de que muchos de ellos ya los he podido ver por otras vías, ahí andaremos para contaros mañana lo que os estáis perdiendo (si os quedáis en vuestras casas) o (si vais) para que podáis conocer la opinión de otra persona que, al igual que vosotros, disfrutó otra noche más de una cuidada y variopinta selección de cortometrajes.

Y, como dice el protagonista de Death Metal

HAIL SEITAN! (¿O era Satan?)

Óscar Lladó

Aquí tenéis el vídeo por si os da palo leer:


14 Festival Nits de cinema oriental - Día 1

¡Muy buenas Dominguers!,

Un año más vuelven a la carga los amigos del festival de cine oriental de Vic, y nosotros también hemos vuelto para ver lo que se cuece y manteneros al día de sus actividades a la vez que os animamos a que os paséis a echarle un ojo.


Ayer en nuestro primer día (segundo desde el inicio del festival) recogimos nuestras acreditaciones, nuestro ejemplar del Kung- Fu Girls, algunas pelis de Trash-O-Rama y recibimos un regalico de bienvenida por parte de nuestro amiguete Fernando al cuál le mando un abrazo desde aquí.

Tras tan caluroso recibimiento, entramos al Vigatà dispuestos a disfrutar de Iron Angels, la segunda peli del día. Una cinta de acción y artes marciales Hongkonesa dónde un grupo de mercenarios (compuesto por un chico y dos chicas) cumplen la misión de acabar con una peligrosa banda criminal.


Una película con algún que otro fallo de guión, pero muy divertida dónde las mujeres son las que reparten candela a base de unas buenos e impecables combates de Kung-Fu.

Tras un descanso para comer, pasamos por la biblioteca dónde se proyectaba Cinema Hong Kong: The beauties of the Shaw studio. Un documental cooproducción Hong Kong/USA, que nos ofrece un repaso sobre las actrices que formaron parte de la cartera de la mítica Shaw Brothers a través de las diferentes etapas de la productora.


Un interesante documental breve y conciso, que nos abre una ventana a la variedad de géneros que tocaba la productora, a la vez de enseñarnos el papel que jugaban las mujeres en el cine Hongkonés en ése entonces y cuál fue su evolución.

Después de tan interesante documento, nos hemos dirigido de nuevo al Vigatà para ver Moriyamachu Driving School. Un melodrama Japonés dónde un universitario un tanto especial, se reencuentra un amigo del instituto que ahora es miembro de la Yakuza y retoman la relación a medida que asisten a clases de autoescuela.


Una cinta simpática y divertida, que habla sobre la juventud, las relaciones humanas y el papel del individuo frente a la sociedad.

Y para acabar el día, tras una suculenta cena, nos dirigimos a la Bassa de los hermanos para disfrutar de Strange tales of love and strangers. Una interesante y profunda película nipona que, a través de un desarrollo lento, reflexiona sobre el destino, el perdón, el olvido y el amor con una serie de historias cruzadas que tienen a una alumna de intercambio y a un fantasma como nexo común.


Película que hemos podido disfrutar con la presencia de su director y actriz principal, los cuáles han hecho una ronda de preguntas y respuestas al acabar la peli.

Y hasta aquí nuestro primer día en el festival de Vic. Os animamos a entrar en su web y consultar su programación con tal de que os hagáis con unas entradas para disfrutar de buen cine asiático.

¡Hasta mañana!

Iván Fernández


Aquí va el vídeoresumen por si os da palo leer:




miércoles, 19 de julio de 2017

18 Fantosfreak - Día 2

¡Dominguers! Seguimos con la fiesta en el Fantosfreak. Ayer tuvo lugar la segunda jornada y hoy se comienzan a notar las consecuencias de dormir poco y mal. ¿Llegaremos al viernes vivos? ¿O tendremos que ponernos una sonda de café directa a vena? ¡Hagan sus apuestas!

La noche del martes contó con bastante más público que el lunes (el boca-oreja y los que repetimos del lunes arrastrando a más gente con nosotros hicieron su parte). Las cifras comentadas por la organización hablan de más de 1.500 personas que se acercaron al parc del turonet para disfrutar de un nuevo bloque de cortometrajes a competición. La nota negativa de la noche la puso el hecho de que un porcentaje muchísimo más alto que el lunes fue simplemente para tomar el fresco, sin ningún tipo de respeto por el público que intentaba prestar atención a los cortometrajes. Desde aquí hacemos un llamamiento a todas aquellas personas que vais por pasar el rato y no respetáis ni el trabajo ajeno ni el derecho de los demás a disfrutar de los cortometrajes e instamos a que os quedéis en vuestra puta casa a dar por culo a quien os apetezca en vez de joder el ocio al personal. Será que no tenéis una ciudad grande, y será que el parque no tiene el suficiente espacio como para que os vayáis a otra parte si queréis charlar, porque un festival de cine no es lugar para ello. No es tan difícil de entender, pedazo de garrulos.

Dejando de lado a la escoria que decidió ayer pasearse por allí, el nivel de los cortometrajes fue algo más bajo en general que el de la sesión inaugural, pero aun así contamos con trabajos interesantes durante algo más de dos horas. Una noche más oscilando entre la comedia, el terror, la animación, el drama y la ciencia-ficción, 11 nuevas propuestas entraron por nuestras retinas.

La noche comenzó con un concierto tributo a Eskorbuto y Parálisis Permanente que dio paso a la presentación por parte del equipo de Lopetegui Productions de su webserie La Leyenda de la Princesa Tetasuko, cuyos 4 capítulos se irán emitiendo durante el festival. Risas moderadas en un primer episodio algo irregular, pero la serie promete y estaremos encantados de ir viéndola durante los próximos días.

Imágenes cedidas por la organización del festival

El bloque de trabajos a competición se abrió con Recall, un corto húngaro dirigido por Daniel Reich (sí, el apellido da juego, lo sabemos) cuya mayor bondad es su apartado técnico, especialmente en lo que a los aspectos visuales se refiere. Fotografía y color magníficos, planos preciosistas e incluso bucólicos… para una historia que se extiende demasiado para concluir de la forma en que lo hace. Excesivos 20 minutos para un metraje que se desinfla poco a poco.

Invasion Day fue, para un servidor, una de las sorpresas de la noche. De muy corta duración, este trabajo de final de carrera cuenta con un impresionante despliegue de VFX en el que se nos muestra París atacada por extraterrestres. Una historia sencilla en el que lo único importante es, al fin y al cabo, el apartado visual… y, desde luego, es tremendo.


En tercer lugar llegó la propuesta más dramática de la noche, uno de mis cortometrajes favoritos del Cryptshow 2016, la tremendísima patada en la boca que es The Disappearance of Willie Bingham, trabajo australiano dirigido por Matt Richards en el que se nos presenta un mundo en el que se ha privatizado la gestión de las instituciones penitenciarias. Se crea un nuevo tipo de condena: una ejemplar en la que se somete, poco a poco, a cirugías para amputar partes del cuerpo del criminal. ¿Y quién escoge qué amputar y cuándo dejar de hacerlo? Los familiares de su víctima. 


Devastador, estremecedor y violentísimo aun sin mostrar demasiada carnaza, nos lleva al debate interno entre nuestro sentido de la justicia y el derecho a la vida y a una muerte digna que debería (¿o no?) tener cualquier persona, independientemente de los actos que haya cometido durante su vida. Personalmente me parece un trabajo magistral que, sin lugar a dudas, merece el amplio recorrido por el circuito festivalero del que está disfrutando.

A pesar de su totalmente antitético tono respecto a The Disappearance of Willie Bingham, el siguiente trabajo, Metube 2: August Sings Carmina Burana, lo tenía muy difícil para mantener el nivel respecto a la anterior proyección. Y, efectivamente, no lo consiguió pese a su despliegue de medios y VFX (impresionante ese tiovivo de varios pisos) o, por lo menos, no conseguí comulgar con la propuesta en ningún momento. Una especie de videoclip largo, surrealista y psicodélico que pasa sin pena ni gloria. Personalmente me pareció un desperdicio de medios y recursos tremendo… pero también es cierto que no soy muy amigo de esta clase de producciones.

El Día de los Espíritus Asesinos, quinto cortometraje a competición, es un trabajo clarísimamente amateur, con una historia simplona y un reparto en el que claramente el realizador ha tirado de amigos y conocidos para llevar a cabo el proyecto. Los efectos digitales, curiosos y logrados (dentro de las posibilidades de su presupuesto probablemente inexistente, claro), son lo más destacable de este trabajo en el que está claro que prima la pasión y las ganas de hacer cine, independientemente de los recursos técnicos y humanos con los que contaron para llevarlo a cabo.

Uno de los platos fuertes de la noche (aunque prácticamente nadie fuera consciente de ello, únicamente los que tuvimos la suerte de verlo antes) fue el corto gallego Einstein-Rosen, dirigido por la realizadora Olga Osorio, y los aplausos al acabar fueron buena muestra de ello. Y es que el film gestiona de forma inteligente los recursos y posibilidades con los que cuenta para narrar esta entrañable historia cargada de humor y ciencia, contando además con un elenco de actores tan maravilloso como poco conocido. Sin duda alguna, si el mundo es un lugar justo, os hartareis de escuchar el título de este cortometraje por todas partes. Esperamos y deseamos que cuente con todo el éxito del mundo. Será merecido al 100%.


La parrilla siguió adelante con el (si no me equivoco) único corto de producción local. Rodado en Cerdanyola, Apocalipsis Año Cero es un trabajo amateur y familiar. Tan familiar es que el corto está protagonizado por el propio director, su mujer, sus hijas y su suegro, lo cual le da ese toque entrañable. Una historia muy sencillita y sin artificios que bebe del terror clásico con la que el realizador tomó la inteligente decisión de no alargarla demasiado para que la falta de medios no significara un problema.

Otro de los highlights de la noche fue la delirante L’Ours Noir. Rodado entre Francia y la Bélgica francófona, este inclasificable trabajo parece estar realizado por Jean-Pierre Jeaunet puesto de tripis después de haberse obsesionado con slashers ochenteros de tono campy. Una pareja gay interracial a punto de casarse, un naturista amante de Nietzsche, una mujer de esas de “yo no soy racista/sexista/homófoba/whatever PERO…” y un tipo cuyo único interés parecen ser los carbohidratos y el hipismo, pasean por un parque natural cuando se toparán con la presencia de un oso cabrón con el que no funciona ningún tipo de prevención. Gore, humor absurdo y muchas risas en un trabajo llevado a cabo con el gamberrismo como bandera, de aquellos que se disfrutan el triple en un festival.


La noche comenzaba a tocar a su fin con la proyección de Ven a ; violento y visceral (nunca mejor dicho) trabajo de terror proveniente de tierras mexicanas que tira de un recurso al que ya no estamos demasiado habituados debido al flanderismo social que nos invade: mostrar a niños como víctimas, además de forma muy directa y cruda. Un trabajo sin tapujos, breve e impactante, con un toque sobrenatural.

El penúltimo cortometraje del bloque fue La Nuit Je Danse Avec la Mort. Si ya hablábamos antes de tripis refiriéndonos a L’Ours Noir, en este caso hablamos ya de contenedores gigantes de LSD y el equipo entero bañándose en él mientras desarrollan el guion y ven, de fondo, Drive y The Neon Demon. Estamos hablando de un trabajo de animación que habla de la muerte, la vida, el amor y la pasión de forma críptica y muy visual. Sugerente… sin más.

Por último, otra nueva dosis de terror vino de la mano de Monsters, un trabajo estadounidense que cuenta con un memorable doble plot twist que te deja petrificado. En él se nos explica la historia de una niña que vive encerrada en un búnker debido a que el exterior está repleto de peligrosos monstruos. Inteligente, fresca y original propuesta de Steve Desmond, un realizador a seguir muy de cerca por parte de los amantes del cine fantástico.

En unas horas nos vemos de nuevo por Cerdanyola, dominguers. ¡Que no pare la fiesta! Yo, mientras tanto, me voy a tomar el octavo café del día.

Óscar Lladó

Aquí va la crónica en vídeo por si os da palo leer: